El motor de cualquier equipo empresarial es el conflicto. Para un directivo, esto puede ser la mejor oportunidad para realizar mejoras y motivar a su equipo.