Cómo desarrollamos hacia el Crecimiento

Hay preguntas que multiplican las posibilidades y otras que las limitan. Por esta razón la FORMULACIÓN de un PROBLEMA es frecuentemente la parte más esencial para encontrar respuestas adecuadas.

REVISIÓN o NUEVA FORMULACIÓN.

Plantearse nuevas cuestiones, nuevas posibilidades, ver viejos problemas desde un nuevo ángulo, requiere una imaginación creadora, pero sobre todo, dedicar tiempo, un espacio, toda tu atención y un acompañamiento profesional.

Todo sistema productivo requiere de “paradas técnicas” para ajustar, calibrar, reordenar, etc. Toda organización exige para hacerla sostenible, dedicar periódicamente un tiempo a observarse a sí misma, evaluar y reorientar, si fuera el caso, la dirección que lleva. Ahí nos posicionamos y tú, pieza clave donde descansa la mayor responsabilidad de tu empresa, nuestro punto de partida.

PUNTOS CRÍTICOS

Elaborar un catálogo de puntos negros/críticos y evaluar su incidencia y cómo interactúan entre ellos, para priorizar e identificar los relevantes y determinar los puntos de apalancamiento donde concentrar acciones y recursos.

Los verdaderos cuellos de botella a los que se enfrenta tu empresa, con un alto coste para su crecimiento, son: su reputación, concentración excesiva en la toma de decisiones, personalismos excesivos, esfuerzos antagónicos, controles innecesarios o solapados, responsabilidad difusa, presupuesto reducido o inexistente para formación y desarrollo de colaboradores y personal, absentismo, media o alta rotación, bajo rendimiento, captación o retención de talento, una comunicación distorsionada, difusa o inexistente, desmotivación, atomización de los equipos, conflictos laborales, procesos ineficientes, ausencia del cliente en la toma de decisiones, ausencia o incoherencias en la descripción de puestos, gestión por competencias, evaluación del desempeño, o en el desarrollo y gestión del talento, etc

CAPACIDAD PRODUCTIVA

Es el nivel de actividad que puede alcanzarse con una estructura productiva dada. El estudio de la capacidad es fundamental para la gestión empresarial en cuanto permite analizar el grado de uso que se hace de cada uno de los recursos en la organización y así tener oportunidad de optimizarlo.

CANALES

Establecer canales (comunicación, relación y vínculos) que generen VALOR y que ajusten los patrones de conducta dentro de un marco que ha sido elaborado con la participación de todo el mundo.

MONITOREAR

Establecer un sistema sencillo de indicadores que permitan no solo la rendición de cuentas de los diferentes niveles de organización sino estimular y liderar el proceso de transformación.

VERTEBRAR

Más que normalizar, procedimentar o reglar, configurar un modelo sencillo, eficiente, claro, comprensible y fácil de usar, en torno al cual vertebrar el desarrollo o implementación de los cambios. Compuesto por: Visión (claridad de rumbo y hacer explícitos los objetivos); Liderazgo (valores sólidos que unan y cohesionen a la organización); Enfoque sistémico (relaciones y vínculos a lo largo de la cadena de valor); comunicación efectiva (atraer talento, generar retos y estímulos, evaluar y recompensar el valor aportado); presión del sistema y el tiempo (determinación, persistencia y paciencia para superar las seguras frustraciones en el manejo de expectativas).

DESARROLLAR

Desaprender, aprender y repetir. A partir de este enfoque, de procesos operativos que encajen en la cultura, visión y objetivos

QUÉ GANAS CONTRATANDO NUESTROS SERVICIOS

Reducir riesgos. Al obtener más perspectivas e información se abren más posibilidades para la toma de decisiones.

Reforzar la competitividad. La mejora continua, la búsqueda de la excelencia, el aprendizaje continuo, la actualización de conocimientos y su puesta en práctica.

Incrementar la confianza en la toma de decisiones. Al mejorar nuestra capacidad de generar negocio, utilizar nuestros recursos con mayor calma y serenidad, y aprovechar sinergias que faciliten optimizar el tiempo, ahorrar costes y ofrecer servicios de calidad.

Reforzar el control de gastos. Al focalizar nuestros recursos en las acciones clave.
Aumentar la proximidad al cliente. Al mejorar la escucha a sus clientes y producir acciones comerciales más acordes a sus necesidades.

Generar más ilusión, impulsando a sumarse al proyecto y sus objetivos, y a seguir adelante. También contagiando a sus clientes, proveedores, etc.

Desarrollar una mayor flexibilidad para adaptarse a las condiciones variables del mercado, planificar de forma más eficiente, y aprender de los errores.

Mejorar sensiblemente los resultados y la rentabilidad, al mejorar la gestión y eficiencia de los procesos internos.

Potenciar y enriquecer las relaciones familiares y las expectativas de sucesión, dentro de una empresa familiar.

Desarrollar el talento y capital humano.

¿Preparado/a para Transformar tu Empresa?